Los dos primeros congresos islamo-cristianos de Córdoba: 1974 y 1979

Mezquita de Córdoba
image_pdfimage_print

Ahora que la Fundación FICRT tiene el objetivo de ampliar el diálogo entre musulmanes y cristianos a toda la familia abrahámica, con el encuentro que se celebrará en Córdoba los próximos días 16 y 17 de mayo, el primero de una convocatoria anual, conviene echar la vista atrás y recordar los dos primeros congresos islamo-cristianos. Celebrados en 1974 y 1979, estos dos encuentros fueron precursores del diálogo entre las dos confesiones y prepararon el camino para las muchas iniciativas en este sentido que se han celebrado con posterioridad.

Para hablar del comienzo del diálogo islamo-cristiano en España hay que referirse a la Asociación para la Amistad Islamo-Cristiana, fundada en Madrid en el año 1968 por parte de un grupo de personalidades musulmanas y cristianas.

Concretamente, la iniciativa fue del Dr. Husain Munis, escritor y profesor egipcio, especialista en Historia hispano-árabe y director del Instituto Egipcio de Estudios Islámicos; y de Salvador Gómez Nogales, Doctor en Filosofía y profesor de Filosofía Musulmana en la Universidad Pontificia de Comillas (Madrid).

Este interés por abrir un diálogo entre ambos cristalizó con la celebración de los dos primeros congresos, para los que se escogió como sede la ciudad de Córdoba.

No es casualidad que Córdoba fuera la sede designada, ya que esta ciudad constituye uno de los principales lugares de encuentro de culturas y tiene a la tolerancia como uno de sus rasgos distintivos.

De hecho, hay que recordar que Córdoba ha sido la cuna de cuatro pensadores universales: el pagano Séneca; el judío Maimónides; el cristiano Osio de Córdoba, consejero del emperador Constantino I el Grande; y el musulmán Averroes.

I Congreso

El I Congreso Islamo-Cristiano se celebró en Córdoba entre los días 10 y 15 de septiembre de 1974. Organizado por la Asociación para la Amistad Islamo-Cristiana, en el mismo participaron delegaciones de Arabia Saudí, Argelia, Egipto, Iraq, Jordania, la Liga de los Estados Árabes, Palestina, Siria y Túnez, además del Ministerio de Asuntos Exteriores de España, la Conferencia Episcopal de África del Norte y el Consejo Mundial de las Iglesias.

Además de los temas tratados en la parte académica, este Congreso contó con dos actos muy especiales, cargados de un profundo significado.

Por un lado, el histórico acto de la oración ritual musulmana (Salat) en la Mezquita de Córdoba, en presencia de los congresistas cristianos, que no se celebraba en este emblemático lugar desde el año 1236.

Por otro lado, la Eucaristía cristiana celebrada en el coro de la Catedral de Córdoba, en presencia de las autoridades y congresistas musulmanes.

Las conclusiones se discutieron y aprobaron en el transcurso de la Asamblea celebrada el domingo, 15 de septiembre de 1974, y permitieron abrir grandes campos de colaboración entre Oriente y Occidente, entre musulmanes y cristianos.

II Congreso

La experiencia de la celebración del I Congreso contribuyó a que esta nueva edición, celebrada entre los días 21 y 27 de marzo de 1979 en la misma ciudad de Córdoba, superara ampliamente las expectativas.

De entrada, en el Comité de Honor figuraban cuatro ministros del Gobierno español de entonces: Marcelino Oreja, ministro de Asuntos Exteriores; Aurelio Menéndez y Menéndez, ministro de Educación y Ciencia; Andrés Reguera, ministro de Información y Turismo; y Landelino Lavilla, ministro de Justicia.

También resultó muy importante el apoyo decidido por parte de la Conferencia Episcopal Española, cuyo presidente, el cardenal Vicente Enrique y Tarancón, fue el encargado de pronunciar el discurso inaugural.

A este II Congreso asistieron delegaciones oficiales de numerosos países: Arabia Saudí, Argelia, Egipto, Iraq, Jordania, Kuwait, Líbano, Libia, Malasia, Marruecos, Mauritania, Palestina, Siria y Túnez, además de representantes de la Liga Árabe, la Unesco y el Consejo Mundial de las Iglesias.

Al igual que en el I Congreso, como actos culminantes de la convivencia islamo-cristiana se celebraron la Salat (“Oración”) musulmana y la Eucaristía cristiana en la Mezquita-Catedral de Córdoba.